PHOTO

PORTFOLIO FOTOGRÁFICO

MODA

2355
La MODA, esa faceta humana tan importante en todas las culturas, es hoy en nuestra sociedad un fenómeno insoslayable para entender la vida, constituyéndose en un importante sector de la economía. Los diseñadores se adelantan con su interpretación sobre las tendencias de nuestra conducta social, generando creaciones nuevas a partir de las referencias que la Naturaleza nos ofrece, a través de sus formas y colores. He vivido la moda desde la base de su industria textil hasta la efusión de las pasarelas. El anecdotario es infinito, porque la fotografía de MODA es pura complicidad en la que los creativos, clientes, diseñadores, estilistas, maquilladores, modelos y fotógrafos conspiran en equipo para la conclusión del objetivo previsto, o para derivar hacia un genial resultado que, en ocasiones, nada tiene que ver con su propósito inicial. Pero la MODA no es sólo el vestido, la peluquería, el maquillaje o los complementos, sino una forma de entender nuestra presencia y nuestras relaciones con el mundo que nos ha tocado vivir. La MODA, es por tanto una actitud, que se manifiesta tanto en las prendas que elegimos como en la forma de interpretarlas. Así como el fotógrafo ilumina a partir de la oscuridad absoluta, la moda se produce desde la desnudez total. / Carlos Uralde
Read more!

PUBLICIDAD

2183
Hubo un tiempo en que equivocadamente asociaba “publicidad” con “propaganda”, hasta que uno de mis tres grandes mentores me aclaró que la publicidad es simplemente "lo que nos permite saber que las cosas existen”. Desde entonces trabajo reconciliado con esa faceta humana en la que, además de una lógica ponderación en el mensaje, se añaden casi siempre grandes dosis de humor y –por supuesto- de fantasía. La creatividad en la fotografía publicitaria ha merecido con creces su catalogación como una forma más de arte en donde normalmente se combinan elementos como una perspicaz abstracción de la realidad, una obligada capacidad de síntesis, un minucioso manejo del ritmo y la armonía, junto con la plasticidad de la imagen, el sonido y la maquetación. Para un fotógrafo, la relación con diseñadores y creativos (publicitarios) constituye un eficaz antídoto contra el aburrimiento. La Publicidad nos permite materializar todos los atrevimientos de la imaginación, y por tanto, no tiene límites. / Carlos Uralde
Read more!

BOOKS

2158
El book es una herramienta de trabajo para ciertas profesiones como son los modelos, actores y azafatas. Pero hoy en día, el book es también un derecho que cualquier persona tiene para reivindicar la imagen de su mejor versión. ¿Cuántas mujeres contabilizan el desembolso que anualmente realizan en cosmética, peluquería, tratamientos, moda, complementos,…o cirugía estética? Pero al menor descuido, el inexorable paso del tiempo nos recuerda que somos mortales, sujetos a un desgaste permanente. Y, es que todo es efímero, salvo las imágenes que podamos conservar. Son aún pocas las personas que deciden dejar un testimonio para la eternidad, de lo que cada uno es a lo largo de esas décadas en que la lozanía nos acompaña. Y por “testimonio” me estoy refiriendo naturalmente a unas fotos. Unas buenas fotografías que nos llevan a comprobar cómo las admiradas estrellas de Hollywood y las más afamadas modelos, también tienen un “antes” y un “después” tras un “tratamiento profesional” con un fotógrafo especializado. Mi propuesta es que, entre los gastos que dedicamos diariamente a nuestra imagen, incorporemos (una vez al año) un apartado en el que vivir la experiencia de esas actrices y modelos que, bajo los focos y el ambiente de un plató fotográfico, obtienen la impronta de una época que nunca volverá. Ese imborrable documento (a cualquier edad) será el mejor estímulo para seguir cuidando nuestra salud, y consecuentemente, nuestra apariencia. Aunque no te vayas a ganar la vida con ello (como los actores y las modelos), sí ganará tu autoestima y tu presentación en cualquier foro. / Carlos Uralde
Read more!

RETRATO

1697
Desde los tiempos más antiguos, el Hombre trató de inmortalizarse a través de estatuas y retratos. En nuestro mundo de hoy, el desarrollo de la cosmética y de la cirugía plástica ha potenciado enormemente una industria en torno al culto de la propia imagen. Paralelamente, el perfeccionamiento de la tecnología digital, ha propiciado un exagerado uso de todas estas herramientas para –en definitiva- distorsionar la verdadera esencia que cada humano lleva dentro. Muy al contrario de esa robotización general en la que, ya desde niños, todo el mundo quiere “parecerse a algún famoso”, la naturaleza humana y su posterior desarrollo mundano da como resultado una infinita variedad de irrepetibles caracteres cuya mejor reivindicación sería su genuino sello personal. Prácticamente cualquier rostro delata a través de sus componentes (surcos faciales, estructura ósea y muscular, mirada, tipo de piel,...) tanto los aspectos exitosos de nuestra vida, como aquellas experiencias que hayan podido dejarnos alguna amarga huella. Se trata de una inevitable relación de fuerzas con que el destino marca nuestras vidas. Aunque el dominio de la luz y la óptica, la aplicación de la simetría, la utilización del maquillaje o la destreza en el uso de herramientas digitales (antes era el pincel), permitan a un fotógrafo retratista obtener aceptables resultados “estéticos”, yo me intereso –además- por descubrir aquellas facetas de su identidad que más plenitud supongan para cada individuo. Con el poder de la luz, un buen retratista puede convertir en villano al mejor de los arcángeles, o elevar al Olimpo de las diosas a la más humilde Cenicienta. Pero ése es solo el tratamiento del “envoltorio” que cada cual lleva. La importancia del buen retrato está en descubrir lo más exclusivo de cada “esencia” humana. Uralde
Read more!

DECO

1879
La arquitectura describe por sí sola los sucesivos periodos de la Humanidad y el latir de cada pueblo. Cada estación, cada mes, cada hora del día, nos muestra las múltiples interpretaciones que el Tiempo hace en cada edificación. Y cada decorador se encarga de dar respuesta a las innumerables versiones con que cada carácter interpreta el Tiempo: tiempo para el sosiego, tiempo para el trabajo, tiempo para la comunicación, tiempo para el descanso, tiempo para la contemplación, tiempo para hacer nada, tiempo para la reflexión,... Todos y cada uno de los tiempos de nuestra vida. Oficinas y despachos, dormitorios, bibliotecas y salones, patios, porches, terrazas y jardines, cocinas, cuartos de baño,... y siguiendo por aquellos espacios comunes para la convivencia con ese segundo nivel de relación que son nuestros vecinos, y así, hasta la misma concepción de cada diseño urbano, porque nuestras ciudades -del tamaño que sean- son (o deberían ser) una proyección de nuestra propia casa. Fotografiar construcciones es un trabajo tan laborioso como gratificante. Comienza en una fase de “localización” de los distintos puntos de toma que cada edificio inherentemente tiene: la incidencia de la luz en cada parte del día, la previsión meteorológica, la concurrencia de elementos indeseables como grúas, camiones aparcados o cualquier otra incidencia municipal,.. Pero normalmente merece la pena. En interiores contamos en muchos casos con la limitación del espacio, con un desequilibrio de las distintas temperaturas de color en las luces existentes, el cambio de bombillas, la coordinación permanente con floristerías, tiendas de mobiliario y bazares que puedan suministrarnos en cualquier momento ese pequeño jarrón que el conjunto necesita para completar su armonía,... Todo lo necesario para coronar la admirable labor de arquitectos e interioristas en su afán de hacer cada vez más atractiva la evolucionada “cueva” en la que nuestros antepasados se refugiaban. / Carlos Uralde
Read more!

ARTE

1579
En un periodo en el que la libertad se convirtió para mí en un concepto obsesivo, llegué a afirmar que “las únicas vías de huida hacia la libertad total eran la demencia y el arte”. Aunque hoy no piense exactamente igual, sí creo que la sensibilidad para versionar la vida es tan escasa -en términos relativos- que quien fuere capaz de alumbrar genuinas interpretaciones sobre cualquier faceta de nuestra existencia, es porque antes se atrevió a asumir el vértigo de caminar en soledad. Para la mayoría esto es una locura, a la que osadamente se aventura el artista. Me gusta el contacto con el mundo del arte. Las reproducciones de pintura, o cualquier otra superficie dimensionalmente plana, solo requieren la aplicación de un invariable conjunto de normas (posición, equilibrio de luces y la óptica adecuada) Pero cada cuadro transmite nuevas sensaciones cuando el fotógrafo penetra a través del objetivo en las perspectivas y las texturas que pueden encontrarse sobre cada lienzo. La escultura, por su parte, es siempre un desafío. Las 3 dimensiones de la materia se amplían en el trabajo del artista y las innumerables interpretaciones que surgen a la hora de la iluminación pueden llegar a bloquear la acción del fotógrafo. La cerámica, la orfebrería, la ebanistería, la música, el ballet, o cualquier actividad vocacional en la que un ser humano trabaja sin mirar el reloj, suelen convertirse para el fotógrafo en verdaderas vías de evasión. / Carlos Uralde
Read more!

REPORTAJE

2066
Un reportaje (como un documental o una película) es “una historia contada a través de imágenes”, ya sea un viaje, un acto social, una competición deportiva, o cualquier otra actividad normalmente planificada con un inicio, un desarrollo y una finalidad. Así, tenemos reportajes turísticos, conferencias, congresos, Juntas de accionistas, o actos corporativos –públicos o privados-, inauguraciones, exposiciones, estrenos, torneos y campeonatos, actividades lúdicas como fiestas populares y privadas, espectáculos,… y, ¡como no!, las consabidas celebraciones familiares, resumidas en el vocablo “BBC”: Bodas, Bautizos y Comuniones. Estos variados tipos de reportaje tienen cosas en común y aspectos distintos que los diferencian y que determinan una “especialización” concreta para cada caso, y un tipo de equipo técnico acorde con las circunstancias en que se desarrollan, como la óptica, el concurso de trípodes y otros accesorios, o el número de cámaras (y sus correspondientes operadores) y fuentes de luz (unidades de flash o antorchas de luz continua) En líneas generales, en la actualidad se requiere el concurso de 2-3 profesionales mínimo para la realización de un buen reportaje, pues la actividad humana no se transmite ya desde un solo punto de vista (frontal), sino que requiere de un contraplano y otros puntos de toma que enriquecen la narrativa de cualquier historia. De hecho, con esta nueva forma de contar las cosas, acaba de nacer una novedosa profesión: “Operador de Drones”. Por otro lado, y considerando las utilidades de los terminales telefónicos e informáticos (para grabar y reproducir), y el auge de las redes sociales, cada vez más pobladas de imágenes en movimiento, el cliente suele ya solicitar la versión vídeo del reportaje, con lo que se justifica la idea de “equipo” a la hora de realizar este tipo de trabajos. / Carlos Uralde
Read more!

PAISAJISMO

1507
Este planeta me parece tan inmoderadamente bello que a veces me adhiero a la teoría de que aquí mismo se encuentran “El Paraíso” y “El Infierno”. Parece claro que “El Paraíso” es este fascinante Globo Terráqueo, un grano de polvo en la inmensidad de un Universo cuyas dimensiones no hemos llegado a comprender. Y es también evidente que “El Infierno” es el mundo que hemos confeccionado los humanos. En cualquier caso, parece ser que las pulsiones divinas que laten en nuestra especie se manifiestan a veces para dejar una excelsa impronta de nuestro paso por la vida. Así, en cada punto de nuestro planeta, la luz, la temperatura, la orografía, la flora y la fauna, la lluvia o el calor, el grado de humedad,... y el paisaje resultante de todo ello, han producido distintas formas de adaptación humana que llamamos “culturas”. La contemplación de los infinitos escenarios que este planeta ofrece, sería ya suficiente como para soñar con la posibilidad de visitarlos algún día. Pero, la inmensa amalgama de grupos humanos, con sus vestidos, sus afeites y ornamentos, su gastronomía, sus creencias, su arte, su arquitectura, su organización social, sus costumbres -en definitiva-, son un aliciente adicional para convertir cualquier viaje en una aventura. La evolución de la tecnología aplicada al transporte y a las telecomunicaciones, hace hoy posible ese fenómeno de movimientos de masas humanas que llamamos Turismo. Agradezco a esta actividad audiovisual la posibilidad que me ha dado -a través de la industria turística-, de vivir intensamente una buena parte de lo que nuestro mundo ofrece. Desde esa experiencia animo a la gente a viajar. Hacerlo, con la curiosidad por lo desconocido, es un proceso intensivo en la adquisición de una cultura viva. Es la mejor manera de proyectar nuestro carácter expansivo y de abrir nuestros horizontes para entender mejor la convivencia. Quizás sea hoy una de las alternativas posibles para llegar a conseguir erradicar ese Infierno que la Humanidad ha creado en este magnífico Paraíso. / Carlos Uralde
Read more!