Up Factory | Carlos Uralde

BOOKS PARA TODOS

Tradicionalmente, un BOOK de fotos era cosa exclusiva de modelos, actores y algún otro colectivo profesional en el que el físico era un importante herramienta de trabajo (azafatas, figurantes,...). Pero hoy todo ha cambiado, porque la revolución tecnológica de la informática y las telecomunicaciones (Internet), ha modificado substancialmente nuestros hábitos. Incluso hasta para ligar. Sí, sí: para conocer gente nueva.

Hoy en día las relaciones se inician en las redes sociales, como Facebook, u otras webs de contactos en las que las personas convergen  según las preferencias de cada cual. Aceptando que los humanos somos seres gregarios, los lugares de concentración para el ocio y el ligoteo eran (hasta hace poco) las discotecas y los bares de copas. Hoy la cosa está cambiando, y la gente se conoce, cada cual desde su casa y sin gastar un euro. Si hay complacencia inicial  tras un primer intercambio de conversaciones y ¡sobre todo! , de fotos, entonces ya se da el primer paso para…lo que sea.

De la misma manera que no entiendo cómo hay agencias que pretenden alquilar o vender pisos a través de las funestas fotos que hace el mismo propietario o el comercial de la inmobiliaria, tampoco llego a comprender cómo hay personas que esperan captar la atención por Internet con fotos hechas con un móvil o con una camarita digital, sin saber que el manejo de la luz es fundamental para embellecer o arruinar la imagen de un mismo rostro.  

En la elaboración de un BOOK profesional no sólo cuidamos LA LUZ, sino también la fotogenia, el punto de toma, la óptica, la dirección del modelo (expresividad), el maquillaje, el estilismo *, la post-producción*, y una gran variedad de coordenadas, como es el hecho de sentirse protagonista de "una historia” en la que somos ¡el personaje principal!

Carlos Uralde