Up Factory | Carlos Uralde

REPORTAJE

1460
Un reportaje (como un documental o una película) es “una historia contada a través de imágenes”, ya sea un viaje, un acto social, una competición deportiva, o cualquier otra actividad normalmente planificada con un inicio, un desarrollo y una finalidad. Así, tenemos reportajes turísticos, conferencias, congresos, Juntas de accionistas, o actos corporativos –públicos o privados-, inauguraciones, exposiciones, estrenos, torneos y campeonatos, actividades lúdicas como fiestas populares y privadas, espectáculos,… y, ¡como no!, las consabidas celebraciones familiares, resumidas en el vocablo “BBC”: Bodas, Bautizos y Comuniones. Estos variados tipos de reportaje tienen cosas en común y aspectos distintos que los diferencian y que determinan una “especialización” concreta para cada caso, y un tipo de equipo técnico acorde con las circunstancias en que se desarrollan, como la óptica, el concurso de trípodes y otros accesorios, o el número de cámaras (y sus correspondientes operadores) y fuentes de luz (unidades de flash o antorchas de luz continua) En líneas generales, en la actualidad se requiere el concurso de 2-3 profesionales mínimo para la realización de un buen reportaje, pues la actividad humana no se transmite ya desde un solo punto de vista (frontal), sino que requiere de un contraplano y otros puntos de toma que enriquecen la narrativa de cualquier historia. De hecho, con esta nueva forma de contar las cosas, acaba de nacer una novedosa profesión: “Operador de Drones”. Por otro lado, y considerando las utilidades de los terminales telefónicos e informáticos (para grabar y reproducir), y el auge de las redes sociales, cada vez más pobladas de imágenes en movimiento, el cliente suele ya solicitar la versión vídeo del reportaje, con lo que se justifica la idea de “equipo” a la hora de realizar este tipo de trabajos. / Carlos Uralde
Read more!